¡OJO! LA TECNOLOGÍA Y LAS REDES SOCIALES PUEDEN ACABAR CON SU RELACIÓN

Por: Dra Lucía Náder Mora - Psicóloga y Sexóloga Clínica

Estudios realizados desde el año 2013 hasta la fecha responsabilizan a la tecnología y a las redes sociales de la ruptura de muchos millones de parejas. Una pregunta obligada es si la tecnología es la responsable o visibiliza las conductas extra pareja y nos permite entender la verdadera dimensión del problema, si es que lo hay.

¿Qué hay detrás de un mensaje encontrado en cualquiera de las redes o aplicaciones? Todo depende del cristal con que se mire. Puede ir desde un tonto flirtreo cuyo fin es un divertimento sin sentido que busca algo de novedad o entretenimiento, hasta una relación impregnada por la pasión y el enamoramiento, pasando por un sabotaje inconsciente, donde se busca que un estímulo en apariencia externo sea el desencadenante que rompa una relación que de por si se interpreta como defectuosa o inviable.

Las relaciones con o sin tecnología pasan por diferentes crisis, lo cierto es que los consabidos mensajes de texto, los correos electrónicos, las fotos insinuantes, los Facebook clandestinos exacerban lo que cada uno ya sospecha. Ponerle clave al celular y no decírsela a la pareja, llevar el móvil al baño, encontrar a la pareja a altas horas de la noche conectado y mostrarse sorprendido/a con su presencia, puede desencadenar la obsesión investigativa.

El mundo de los investigadores hackers se alimenta de la curiosidad morbosa de entrar al espacio secreto de nuestra pareja. Se ha preguntado usted ¿qué voy a hacer con la información o el descubrimientos que haga? ¿si existe alguna evidencia, cómo voy a manejarla? ¿estoy preparado/a para manejar las consecuencias de mi descubrimiento? ¿estoy reinterpretando el lenguaje o las insinuaciones y las defino como adulterio o infidelidad?.

Si usted es de las personas que siente que el mundo tecnológico ha invadido su vida afectiva e íntima, es importante que con una comunicación franca, abierta y con propuestas claras de lo que quiere, exprese su preocupación por el deterioro en que ha entrado su relación de pareja.

No especule, en el caso del Whatsapp, cuando usted envía un mensaje y quiere saber si fue o no recibido simplemente lo señala y cuando salga la indicación de responder, usted usa la flecha de la derecha hasta que llegue a información y ahí con dos signos azules les dirá si lo leyeron o no. Esto no significa que no le quieran contestar solo es un indicador de que en ese momento no le pueden responder; cuando la conducta de no comunicarse es reiterativa, preguntar las razones es pertinente.

Hay empleos exigentes, tiempos muy cortos para resolver problemas y muy limitados para responder preguntas de desconfianza como; ¿me amas? dime que me amas, ¿qué estás haciendo? etc y más grave aún aprovechar los tiempos en la ducha o los olvidos para entrar al teléfono móvil de nuestra pareja con el fin de revisar todas las aplicaciones comunicativas que hay en el. Otra mala práctica es hacer chequeo permanentes de si están o no conectados en ese momento; recuerden que cada aplicación permite bloqueos de no seguimiento.

En lugar de estar perdiendo tiempo en hacerle persecución a su pareja, dediquen un tiempo importante a evaluar como va su relación y como podrían de manera ocasional, usar la tecnología, para uno que otro mensaje romántico o erótico en donde le hacemos saber a aquel o aquella la importancia que tiene en nuestras vidas. Pocas cosas o situaciones son buenas o malas todo depende el uso que les demos.