LOS VIEJOS TAMBIÉN TIENEN SEXO

Por: Dra Lucía Náder Mora - Psicóloga y Sexóloga Clínica

Cada que hablamos o escribimos temas acerca de las diversas expresiones sexuales nos imaginamos a gente joven o en una madurez plena. Esto significa desconocer que el sexo y sus manifestaciones son una función biológica y una expresión psico - social que está presente en toda la existencia de un ser humano. Esto significa que los viejos también se expresan sexualmente, desde lo biológico y lo psicosexual.

Es innegable como ya lo han señalado los investigadores y evidente a la observación desprevenida, que la respuesta sexual, aunque se mantiene, presenta muchos cambios de acuerdo con la edad en la que están los hombres y las mujeres. Si las condiciones de salud general de las personas es buena, la probabilidad de afectación de la respuesta sexual es menor. Así en algunos, en la vejez se puede deteriorar tanto el deseo, como la excitación o incluso la capacidad de expresarse orgásmicamente. En otros la expresión íntima puede exacerbarse ya que puede interpretarse como una forma más libre y lúdica de reencuentro íntimo.

Aunque muchas veces las cifras son odiosas y representan solo un grupo de población, pueden ser un referente para entender como se vive en esta etapa tan particular lo sexual. En un interesante estudio realizado por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los trabajadores del estado México, en cabeza de Guadarrama, Rosa María; Ortiz Zaragoza, María Catalina; Moreno Castillo, y otros…, sobre actividad sexual en adultos mayores y su relación con la calidad de vida. Junio de 2010, podemos destacar algunos de los resultados.

En primer lugar debemos reconocer que ni desde las políticas de estado o desde la opinión personal, se le da importancia a la sexualidad en las personas mayores. Ya desde la época de Master y Johnson, unida a las investigaciones de la industria farmacológica, se ha descrito que las personas que entran en su adultez mayor o en edades avanzadas son capaces de sentir y trasmitir placer.

En el estudio citado se demostró que ¾ partes de la población investigada tiene relaciones sexuales coitales 68%; y entre el 15 y el 35% tienen sexo sin actividad coital. La frecuencia de relaciones sexuales en un 95 % de los casos fue de una vez por mes y eran identificadas como satisfactorias. Un 83 % afirmaron que era muy importante tener actividad y cercanía sexual.

Para las personas que viven en pareja se hace más fácil tener relaciones sexuales cuando la vida sexual ha sido placentera para ambos; en la práctica clínica hemos observado que mujeres con una vida sexual previa pobre, al llegar a la menopausia, deciden hacer un alto, justificando su falta de deseo; se observa en ellas pobre motivación que esgrimen como la justificación perfecta para eludir situaciones que no fueron placenteras. De otro lado muchos hombres cuya respuesta sexual empieza a presentar fallas erectivas o ausencia de deseo sexual, suelen tener actitudes de alejamiento. En Adultos mayores jóvenes, viudos o divorciados se mantiene la tendencia a tener una alta frecuencia sexual.

Aunque los problemas de disfunción sexual en especial los referidos a la fase del deseo, o la excitación,  se pueden presentar en cualquier edad, el mismo proceso de envejecimiento es la principal causa de alteración en el funcionamiento de la respuesta sexual. Esto no significa que la capacidad de sentir o expresarse placenteramente se agote. Lo importante es generar espacios de aceptación y hasta cierto punto de superación de la limitación con todas las ayudas farmacológicas y sexológicas que existen en la actualidad.

Es importante no dejar perder la confianza en si mismo/a, utilizar alternativas creativas que mantengan encendida la motivación. Muchos/as hombres y mujeres mayores, han desarrollado estrategias para mantener vigente, el contacto corporal, la resolución del placer con o sin coitalidad. Lo importante es buscar información, romper viejas creencias de que el sexo lo acaba la edad en especial en aquellas mujeres que a lo largo de su vida han construido diferentes excusas para eludir lo íntimo. Aquí es bueno recordarles que el SEXO ES BUENO PORQUE ES PARA UNO.