DÍA MUNDIAL DE LA SALUD SEXUAL

Por: Dra. Luz Bibiana Pazmiño - Médica gineco-obstetra especialista en educación sexual y género

El 4 de Septiembre se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual, una celebración con el fin de sensibilizar y concientizar a la gente sobre los problemas sexuales, la educación en este aspecto y la importancia que tiene el ámbito sexual en la vida humana.

La Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) En 2010, invitó sus organizaciones afiliadas a establecer un día para promover una mayor consciencia social en torno a la salud sexual. Cada año, la celebración tiene un lema distinto.

El lema de este año es "Salud Sexual: ¡Rompamos los mitos!". La idea es reivindicar una información científica y de calidad sobre sexualidad, educación sexual y todo lo que tenga que ver con los temas indicados. Además se recomienda buscar fuentes de información confiables, inclusive plataformas digitales.

Así pues, aprovechando que el leit motiv de este año es concientizar sobre los falsos mitos que siguen existiendo en relación con la salud sexual, vamos a repasar algunas creencias erróneas muy extendidas.

El Día Mundial de la Salud Sexual es una celebración global, relativamente nueva, que depende del trabajo comprometido y voluntario de profesionales del sector de la salud de más de 44 países. Los organizadores pretenden, con esta iniciativa, que el 4 de Septiembre sea considerado, por la ONU y de manera internacional, como el Día Mundial de la Salud Sexual DMSS.

Bajo esta premisa se entiende que la prevención sea uno de los elementos claves dentro de la salud sexual, al igual que buscar soluciones de fondo a problemáticas como inequidad de género, homofobia, corrupción y falta de acceso a la justicia, que atentan contra la calidad de vida de los afectados.

La sexualidad es un aspecto que atraviesa distintos aspectos de la vida de todos, y va más allá del contacto físico; la forma de caminar, hablar y relacionarnos hace parte intrínseca de nuestra identidad sexual, de ahí la importancia de resaltar este día.

Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud sexual como un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; la cual no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad.

Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.

Todo lo que no sea disfrutar de ese estado puede ser motivo de un problema de salud sexual, y por factores sociales es un tema tabú que impide, en muchos casos, que el paciente pueda ser diagnosticado y tratado. Esto provoca grandes problemas, tanto en la persona con problemas como en su entorno, pues las consecuencias son una afectación tanto a nivel físico como psicológico.

La falta de conocimiento, los tabús sociales y la falta de acceso a recursos adecuados (psicólogos, clínicas, pruebas de diagnóstico, etc.) hacen muy importante sensibilizar a la población sobre estos problemas, y es por esto que se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual.

Para que la salud sexual se logre y se mantenga, agrega la OMS, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud. La sexualidad es un aspecto central del ser humano a través de su vida e incluye sexo, identidades y roles de género, orientación o preferencia sexual, erotismo, placer, intimidad y reproducción.

La sexualidad, un tema muy poco abordado en los ámbitos educativos, políticos y hasta, en muchos casos, familiares es un aspecto fundamental en la vida humana. Por lo tanto, debería ser tomado con total naturalidad para que pueda ser abordada con responsabilidad y a conciencia.

Los seres humanos somos sexuados desde que nacemos hasta que morimos. Nuestra sexualidad además está influenciada por la época, la historia, la sociedad, la cultura, la religión, la crianza y las tendencias individuales. Así, cada uno va formando su identidad como persona y la forma de interaccionar con los otros, de comunicarnos y respetarnos.

La sexualidad humana está llena de mitos: aunque nadie sabe de dónde han venido, todo el mundo los conoce y cree en ellos. Ideas preconcebidas, afirmaciones basadas en mala información o información mal interpretada que se transmite de generación en generación y que muchas veces impiden el pleno disfrute de nuestra sexualidad.

El Día Mundial de la Salud Sexual es el escenario ideal para resaltar la importancia de adoptar costumbres sexuales sanas y avanzar en la tolerancia y aceptación de la diferencia, porque si bien hemos avanzado bastante en este aspecto, aún queda mucho por recorrer, si queremos una sociedad más equitativa y respetuosa.

Los derechos sexuales y los derechos reproductivos aceptados hoy en el mundo y en Colombia, responden a la reivindicación y reconocimiento de que todas las personas somos dueñas de nuestro cuerpo y de nuestra sexualidad y que cada individuo puede decidir sobre su vida sexual y reproductiva sin presiones ni coerciones.