¿CÓMO CONTROLAR LA IRA?

Por: Lucía Náder Mora – Psicóloga y Sexóloga Clínica

La ira es una emoción negativa, sentir Ira, no solo impide el desarrollo personal, sino que además genera culpas, daño y dolor tanto hacia si mismo como hacia los otros.

Aprendamos mas de la IRA 

¿Qué es la ira?  Es una emoción poderosa en ocasiones una reacción natural. Una emoción que todos  nosotros sentimos de vez en cuando.

La ira o enojo se manifiesta cuando nosotros decimos: “tu actitud me hace enojar”, “usted es como un dolor en la nuca”, “no puedo creer que hizo eso”, “si no te mueves voy a llegar al tope”, ”estoy hasta aquí de tus resabios”.

Por qué es importante conocer acerca de la Ira?

Porque hoy, la Ira es la más mala emoción en nuestra sociedad. No tiene que ser así, expresar la rabia puede ser: ÚTIL

La ira puede hacernos reaccionar y ayudarnos a superar obstáculos y alcanzar metas que pensamos eran imposible, nos sirve de reto.

PERJUDICIAL: Cuando nosotros ignoramos  nuestra manera de expresar la Ira o lo hacemos de forma desproporcionada e inapropiada. Podemos herirnos o lesionar a otros.

Cada uno de nosotros necesitamos aprender a “echar humo” de una forma positiva… aprendamos más.

Es importante hacer diferencias entre estar enojada, sentir ira y desencadenar actos de violencia. Miremos con algo de detenimiento estas diferencias.

El enojo es una sensación desagradable; se produce cuando sentimos que nos contarían o nos tropellan con palabras, actitudes o conductas o en muchas cosas cuando las opiniones de otros nos ponen en un estado de indefensión o impotencia. Un sinónimo de enojo es el enfado. Como lo señalamos antes

Estamos enojados por lo general contra otra persona o con una situación específica que se percibe como molesta o injusta. El enojo puede ser originados por causas tanto externas como personales.

Las causas externas se dan por inconvenientes o desacuerdos con otras personas; ejemplos: una palabra mal dicha, una falta de respeto, acosos, amenazas o abusos, una mala cara, un favor no hecho, la desobediencia de los hijos, los malos entendidos, diferencias con los superiores o con los compañeros de trabajo, los desordenes familiares, cuando alguien te hiere etc.

Sin embargo, podemos sentirnos enojados con nosotras/os misma/os, a esto le llamamos causas internas. Por ejemplo cuando cometemos errores o somos conscientes de una consecuencia negativa por no haber podido decir o hacer algo de una manera diferente o cuando guardamos rencores o resentimientos por hechos pasados que cuando los recordamos nos hacen sentir enojados.

La Ira es una expresión de enojo y de irritabilidad desproporcionada, puede tener manifestación físicas y psicológicas especificas; por ejemplo, aumento del ritmo cardíaco, cambio de coloración de la piel, músculos tensos, perdida de la capacidad de análisis,

Cuando se traduce en actos violentos físicos, verbales o psicológicos hablamos de violencia. Hay expresiones de ira que se traducen en actitudes llamadas pasivo agresivas. Como por ejemplo las ironías, la critica permanente, los saboteos, los silencios, las descalificaciones, la indiferencia…

La violencia, no ocasional sino frecuente que implica episodios repetidos de comportamientos impulsivos, agresivos, acompañados de golpes o explosiones verbales desproporcionados al estimulo que los origina.

En los ambientes familiares es común observar el ciclo de violencia por eso hay que darle importancia a esto que llamamos violencia intrafamiliar.

MANEJO DE LA IRA Y PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA

La mayoría de los programas para prevenir la violencia trabajan sobre dos parámetros el primero de ellos es reeducar las emociones. Y el segundo es la responsabilidad social es decir que el  hombre o mujer que ejerce la violencia acepta que la violencia esta en él o en ella y no es responsabilidad de aquella persona a quien va dirigida.

CÓMO MANEJAR LA IRA

LA IRA PUEDE SER NUESTRA AMIGA O NUESTRO ENEMIGO:

Todo depende de cómo la expresemos. Saber reconocer y expresar apropiadamente la ira puede ayudarnos. A esto lo llamamos relaciones con nosotras mismas/os (Intrapersonal) y manejo de la relaciones con otros/as (Interpersonal)

Desde las relaciones consigo misma,  se espera que una mujer  sea: Independiente: Dueña de si misma y responsable de pensar, o realizar una acción. Esto significa:

Autoconcepto: capacidad de quererse y tener respeto por si misma.

Asertividad: expresar lo que se desea en el momento oportuno, con las palabras precisas y la persona con la que se genera la diferencia, de una forma tranquila, y no dejar acumular emociones negativas.

Buscar metas: estas nos ayuda a transformar la frustración y a trabajar duro por  un proyecto de vida; debe tener objetivos claros, definidos en el tiempo; buscar la  satisfacción con la vida familiar y recreación diaria, buen manejo del dinero.

Responder con rapidez a las emergencias: Ante situaciones extremas como por ejemplo; cuando somos atacados o alguien cerca nuestro, va  a sufrir daño la rabia puede hacer que reaccionemos de forma rápida y con una fuerza inusual.

Proteger nuestra salud: Los estudios demuestran que las personas que no controlan su Ira puede dañar su corazón. Hay que estar atentas/os a reconocer la Ira y aprender a calmarnos para evitar tanto los problemas de salud como el exagerado estrés, los accidentes o los problemas interpersonales.

Componentes interpersonales

 Empatía: Capacidad para ponerse en el lugar del otro, sentimientos de consideración y aprecio.

Responsabilidad social: Mantener las reglas sociales, ser honesta, entregada a usted y a su familia como lo más fundamental especial e importante en la vida.

Relaciones interpersonales: Capacidad de relacionarse con otros, con amabilidad, generosidad y apoyo, con afecto y confianza

La ira que no se controla puede ocasionar: Crímenes, abusos físicos, psicológicos o sexuales y conductas violentas permanentes.

PARA TENER EN CUENTA

¡HÁGALO!.

CÁLMATE: Antes de discutir el problema,  empezar con gritos no lleva a una efectiva solución.

ENTIENDE LOS MOTIVOS: antes de expresar tu rabia, piensa si lo que tu quieres es derrotar a la otra persona o solucionar un problema. Si el motivo es negativo la consecuencia también será negativa.

SE ASERTIVA: no agredas, exprésate con firmeza y claridad, sin insultos. La otra persona debe entender la importancia de la negociación para resolver las diferencias.

BUSCA AYUDA: Si estas teniendo problemas para comunicar de manera constructiva tu ira; habla con una amiga acerca de tu problema y/ o visita a un consejero para que te ayude.

¡NO LO HAGAS!

NO PERSONALICES EL PROBLEMA. no Insultes, no llames a ofender ya sea directa o anónimamente.  Estos métodos solo causan más Ira.

NO EVITES EL TEMA: si crees que ocultándolo vas a solucionarlo estas equivocada Se directa, ve directamente al problema, sin acciones físicas o violentas. Evita golpear o empujar a la persona con quien estás enojada. No lances o rompas  cualquier objeto.

 NO HAGAS ACUSACIONES. Antes de que te arrepientas, escucha con cuidado lo que la otra persona tiene para decir, esto te ayudará a no sacar conclusiones apresuradas.

NO VIVAS ENOJADA/O: Guardar en silencio el enojo o la ira, callar, no te va ayudar a resolver tus problemas.

OTRAS FORMAS PARA CONTROLAR TUS EXPRESIONES DE IRA

El buen humor, la actividad física, descanso y relajación, buscar otras actividades tales como: la jardinería, la lectura, manualidades etc..,

 ¿Y DEL PERDÓN QUE?

Aprender a perdonar no es olvidar, ni borrar de un plumazo lo que nos ha hecho daño; es un proceso de varias etapas; por lo general, es posible cuando nos sentimos más fuertes, y mas conscientes de nuestro valor como personas y en el momento en donde hemos recuperado el optimismo y la capacidad de recibir y dar afecto.

Si te niegas a perdonar y la rabia y el dolor te dañan la persona que más sufre eres tu; recuerda, que el odio es un veneno que nos tomamos creyendo que le hace daño al otro; sin embargo, sin no quieres perdonar y este hecho no alimenta infelicidad o incapacidad de disfrutar la vida estás en todo tu derecho.

EL PERDÓN ES UNA DECISIÓN PERSONAL: Si  te sientes preparada para perdonar; eso significa que lo sucedido puede ser recordado sin dolor y la imagen del agresor/a  ya no ocupa un lugar de daño en tu vida. Lo debes hacer de manera consciente; sin presiones porque es importante para ti y no para tu ofensor. Si lo haces sin convicción, cada vez que exista algún motivo lo vivirás como algo no superado y producirá sentimientos muy negativos. Cuando perdonas de verdad sientes que tu vida se alivia, es como quitar un gran peso de encima.

Prepararse para perdonar: Conservar la calma, darse tiempo, buscar apoyo, pensar diferente, no insistir en las ideas de odio, usar métodos de relajación, sentir que necesitas dejar ese episodio doloroso atrás. Recuerda; no es olvidar es recordar sin dolor.

Asume la responsabilidad en tu vida: En el mundo no existe nadie capaz de satisfacer tus necesidades, puedes encontrar apoyo y generosidad en muchas personas estos no significa que tu vida dependa de ellos; hay que aprender a darle sentido a tu existencia. No permitas que el que te dañó tenga poder sobre tu vida así no esté presente.

Nunca niegues ni minimices el daño que te hicieron.  Entender que no fue tu culpa es un paso muy importante; eres un ser humano y mereces respeto y consideración permítete sacar todas las emociones negativas y reconoce como este daño ha limitado tu vida.

Escribe un pequeño relato de lo sucedido y de cómo ha impactado tu vida. Utiliza un espacio tranquilo y sin interrupciones; puedes hacerlo en diferentes tiempos. Si se mueven muchas emociones escribe tus sensaciones y todo lo que venga a tu mente en ese momento. Reléelo y saca más recuerdos y emociones.

Reconoce tus errores. Esto no significa que te sientas culpable o responsable; es simplemente entender que hay aspectos tuyos que deben mejorar.

¿Qué pasaría si estuvieras frente a tu ofensor? Piensa, siente, visualiza ¿cuáles serían tus actitudes o conductas? Si aparecen muchas emociones negativas, aún no estás preparada para perdonar. Y debes hacer revisiones de vida.

Utiliza rituales para perdonar. Permitir que pensamientos negativos como la venganza se apoderen de ti, te quita tiempo valioso de tu vida. Puedes crear situaciones en tu imaginación en donde despides al ofensor de tu vida; por ejemplo: puedes montarlo en un barco y verlo alejarse y pensar que lo perdonas y le deseas que cambie su vida, siente que una luz dorada llena todo tu cuerpo de bienestar y tranquilidad e incluso puedes darle las gracias al ofensor, porque la vida te lo puso en tu camino, para que aprendieras. Es muy importante aprender el para qué me pasó esta dolorosa experiencia.

Perdónate tu y entiende que este hecho es cosa del pasado y que si permaneces en el dolor las circunstancias dolorosas no van a cambiar.

 Eres dueña/o de tu presente